Las mujeres más poderosas de la historia IV: Teodora

En esta ocasión nos adentramos en el mundo oriental, concretamente en el momento de mayor esplendor del Imperio Bizantino. Bajo el mandato del emperador Justiniano I, cuya esposa sería la emperatriz Teodora. 

Desde lo más bajo a lo más alto. Y es que la gran emperatriz del siglo VI, empezó siendo mimo, y acróbata, ya que su padre tenía un circo, aunque también sería meretriz. Estas circunstancias le permitieron ser una mujer que parecía no tener miedo a nada, lo que será decisivo para su futuro.

La vida de Teodora es apasionante. Con tan solo 16 años, se fugó del circo, junto con su amante Ecebolo, gobernador de Pentapolis. Tras cuatro años con ella, este la abandonaría embarazada puesto que creía que no era su hijo. Tras esto, Teodora se vio obligada a refugiarse en Alejandría, donde se vinculó a la secta de los monofisis, quienes creían que Cristo tenía todas las características de un ente divino, sin parte humana. Ya en Constantinopla, trabajó como hilandera cerca del palacio del próximo emperador, Justiniano. La casualidad hizo que una amiga fuera amante del general Belisario, el hombre de más confianza de Justiniano. Así, Teodora le pide que la relacione con la gente de la alta aristocracia, donde finalmente lo conoce.

Poco tiempo después se convierten en amantes, sin embargo las leyes bizantinas prohibían taxativamente que alguien perteneciente a tan alto nivel, se casara con una meretriz. Con la muerte de Justino, Justiniano accede al trono, de ese modo accede Teodoro al trono de Constantinopla.

Pero, ¿por qué hemos de reconocer un espacio a Teodora en este rincón de la historia? la respuesta es fácil, podemos hablar de la primera mujer que luchó por los derechos de estas. Convirtiéndose, así, en un activo político importantísimo, y no en un ornamento como los opositores querían. Entre algunas medidas que podemos destacar son: por primera vez se defiende la igualdad entre hombres y mujeres, se legitima el divorcio, se prohíben los castigos por adulterio, penas para los violadores, prohibición de la prostitución forzosa y se legitima el aborto y ahora las mujeres pueden ser propietarias y heredar grandes sumas de dinero, y por último se encargó de mejorar la asistencia sanitaria a las mujeres.

Otra de las grandes acciones de Teodora, fue el valor que demostró en las revueltas de Niká. Mientras que Justiniano y sus aliados creen que todo está perdido, Teodora se resiste a darlo todo por perdido. De ese modo da un discurso que conmueve a Justiniano y a todos sus aliados, con lo que vuelven a la batalla y las revueltas de Niká son aplastadas. Así, Teodora logró que Justiniano no perdiera el trono.

Otra de las acciones importantes es que Teodora impulsó el embellecimiento de Constantinopla, lo que la convertiría en una importante mecenas del arte.

Su muerte a los 40 años en el 548. se debió a un cáncer de pecho.

Una curiosidad de Teodora, es que era una excelente bailarina realizando striptease y algunos historiado coinciden que es la precursora de este espectáculo.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Los desastres de la guerra de Goya

Pirámides del Antiguo Egipto