Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

El reflejo del amor

Tus promesas se convirtieron en realidad, toda mi vida quiero que sea para ti por eso mi primer te quiero fue para ti, por eso, te convertiste en mi mayor debilidad.
Si te fueras, te llevarías mi alma contigo, me vencería, la tristeza, mi peor enemigo, si te alejaras, la luz en oscuridad se convertiría, la noche entre amargos lloros, por siempre la pasaría.
Contigo pasaría mil años, sin querer soltarte, contigo mi vida se convirtió en la olvidada alegría, aunque no te viera en años, jamás podría olvidarte.
Tus besos, la caricia que creí que nunca llegaría, tus palabras, tus te quiero, de los que nunca podré olvidarme, tus ojos, espejos en los que jamás querré dejar de mirarme.

Injusticia militar

Imagen
Un nuevo día ha llegado, un nuevo temor, hace muchos años entré en la que dicen, la institución más valorada del país donde vivo, el ejército, quizá desde fuera, se vea democrática y un trabajo maravilloso, ayudas a tu patria, y justamente por ello me metí en este mundo, que muchos por desgracia aún consideran solo una vida para hombres, para mí una vida que ahora se desvanece, una vida que ya jamás podré tener.
Los actos para con la sociedad son geniales, ayudo a quien lo necesito, ¿por dinero?-claro que no, cualquiera que conozca algo del ejército sabrá que no se cobra tanto como para tener chalets de millones o para tener descapotables, pero cuando la caridad de la institución se convierte en el eterno infierno de una mujer, se mira de otra manera y te empiezas a cuestionar todo.
Cuando me metí en el ejército, ya hace cuatro años, no pensé que me pasaría nunca lo que me sucedió aquella noche de invierno, aquella noche que jamás podré olvidar, imágenes que nunca se me borrarán de…

Ausencia de un amor

Imagen
En el oscuro reflejo de tus ojos, donde ya no puedo estar, sin ti, mis pasos están perdidos, ¿a dónde iré si no te tengo más?, ¿a dónde caminaré si ya te perdí?, ¿dónde descansaré si no es junto a ti? ¿a quién abrazaré cuando mis miedos me posean?, ¿a quien miraré cuando mis temores me detengan?, a nadie, pues ya conmigo tú no estás, a nadie, porque ya nunca volverás.