sábado, 13 de junio de 2015

Oscuro deseo, la muerte

Noches oscuras le llegaron, negros pensamientos le atormentaron,
todos sus sueños negros se tornaron,
todo lo que en su vida alegre parecía,
todo cambió, todo se oscureció, desapareció, se diluyó toda alegría.

Solo un pensamiento le llegaba, solo una cosa en su mente recorría,
una cosa que en realidad le atemorizaba,
mas, quizá su alma teñida de oscuridad, llena de rencor, lo pedía,
quizá solo el sueño eterno la tranquilizara.

Su corazón, que antes rápido palpitó, que antes lleno de vida estaba,
se paró, el fuego que en él, habitó
en nada más que en hielo se tornó,
así, el deseo oscuro de muerte, el deseo de acabar con todo le asolaba.

Aquel temido día le llegó, aquel oscuro día que jamás creyó que vendría,
se sentó, pensó en lo que había perdido,
amor, amistad, deseo, lujuria, algo que ya en verdad nunca encontraría,
y ya al fin asimiló que era el fin de su camino.

Sus ojos lágrimas desprendieron, su corazón por última vez rápido palpitó,
quizá fuera el temor a morir, mas así toda la corrupción de su alma desapareció,
el final de su vida llegó, de la silla se desplomó, su rostro contra el frío suelo se golpeó,
solamente sangre y un alma que vaga pérdida en aquella fría y oscura noche quedó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada