sábado, 13 de junio de 2015

Canto a la lluvia

Muchas veces, rogamos y deseamos  sentirte en nuestra piel,
gracias a tu presencia nos liberamos de este mundo cruel,
tu contacto es el placer de la naturaleza, que alivia las almas heridas,
el roce de tus gotas, es el consuelo para todas las penas acaecidas.

Quizás no seas compañía, tan solo algo natural y nada más,
mas, aunque formes una melodía sin un marcado compás,
con tu sonido, eres capaz de brindarnos la mayor tranquilidad,
de desprender, de nuestra atormentada alma, todo rastro de oscuridad.

En el momento en el que tú apareces, en el que tus gotas descienden,
en el momento en el que todos, de ti, se guarecen, se esconden,
cuando todos parecen huir de ti, en las noches frías de invierno,
yo, dejo que caigas sobre mí, pues me hace sentir un ser eterno.

Únicamente gracias a ti, podemos, de verdes bosques y bellas flores, disfrutar,
únicamente gracias a ti, podemos en el mundo, aunque a veces cruel, habitar,
mas, aunque otros, te quieran rechazar, mas, aunque, otros, no te sepan apreciar,
siempre habrá gente que con tu compañía y sonido, sus temores, se puedan apaciguar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada