Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Contra una ley injusta

Imagen
Recordaréis el relato de la mujer, sí, aquella que sufrió violencia de género y la que sin poder hacer nada se quedaría sin hogar en una semana, un hogar que supuestamente garantiza la Constitución Española del 78, como así se recoge en el artículo 47 de esta, y lo establece tal como “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”
Me pregunto, con más motivos cada día, como puede ser tan falsa a la que denominan ley magna, ley inviolable de un Estado, para unos intereses, pero para otros ya no es tan inviolable. Todos conocemos los casos sangrantes de desahucios, y no hablo de segundas viviendas, no, hablo de la única casa qu…

Recuerdos de un horror

Imagen
Era oscuro, todos estábamos allí, encerrados, parecía que no había cielo en aquel lugar, solo el infierno al que nos condenaban esos fanáticos, a este lugar lo llamaron Auschwitz, nombre que aún hoy me sigue dando escalofríos.
Acabé allí por ser judío como otros tantos, como muchos otros, que fuimos a parar a ese infierno, en ese lugar de tortura donde parecía que el sol no salía, donde todo se encerraba en una oscuridad, alejada de la mano de dios.
Cada día que pasé en ese lugar, lo recuerdo como si fuera ayer, a pesar de que los años hayan pasado y que mi memoria no es la que era, pero recuerdo todo, esas imágenes estarán grabadas hasta la llegada de mi último suspiro.
Recuerdo a un niño, un niño, que había logrado escapar a la suerte de las cámaras de gas, con una mirada que conmovería a cualquier humano con alma, por supuesto Heinrich Himmler no la tenía, solo con que tus ojos le devolvieran la mirada, notabas que tu corazón se aceleraba, si veías que venía hacia ti, empezaba a…

Encerrada

Quizá en verdad estaba loca y no lo sabía, quizá todo lo que me dijeron era una verdad que ahora alcanzo a comprender. No sé lo que hice ni porque estoy encerrada en estas cuatro paredes que me atormentan cada día, cada hora, cada minuto, estas cuatro paredes oscuras, tan oscura como el alma de quien rige este sitio infernal.
Después de estar cuatro meses, cuatro largos meses encerrada en este infierno, ya me torturo diciendo. -estoy loca y tengo que estar aquí por algún motivo-, pero cuando escribo estas palabras me doy cuenta de que no es así, no hice nada malo ¿qué podría haber de malo en enamorarse de una chica?
Mi madre cuando me internó en este sitio me dijo que era el mejor lugar para mí, que aquí me curarían, de lo que ella consideraba una grave enfermedad, le supliqué que no lo hiciera pero como siempre me miró con sus ojos indolentes, sin la más mínima piedad y me empujó hacia este sitio como si fuera una vulgar rata de la que se quiere deshacer lo más pronto posible.
 En …

De una confesión personal a una crítica social

Es invierno, estamos a 5ºC bajo cero, vivo solo con dos compañeras en Salamanca, tengo 18 años y soy gay. Quizá esas serían las dos palabras que describieran al chico que tenéis detrás de estos relatos que habréis leído y espero, en un futuro leáis otros muchos, esa es mi descripción, claro que con todo lo demás que implica ser persona y todo lo que se dice a la hora de presentarse, pero esas dos palabras, justo esas dos, son las que siempre he querido decir y nunca he podido, nunca me he atrevido, las dos palabras que chocan en mi mente y que siempre o al menos de momento estarán escondidas en ella. Muchos me dirían que por qué no lo digo, muchos dirían que decirlo es fácil, claro que es fácil, es decir dos palabras, soy gay, simple y llanamente, dos simples y claras palabras.
Puede parecerlo, pero quizá yo sea raro, o tal vez y solo tal vez, para que aquellos que lo dijeron antes también fuera tan difícil como lo es para mí ahora y por supuesto igual que para miles y miles de chic…

Recuerdos de la guerra pasada

Muchos habréis visto, oído, leído toda clase de noticias de un conflicto bélico, de Irak, Siria, Ucrania, y la lista seguiría hasta, probablemente llenar esta página, puesto que el ser humano, sea por uno o por otros motivos, claro que la mayoría egoístas y ambiciosos, está metido en lo que es el peor destino de los posibles, una guerra, en un escenario que en la televisión se ve crudo, claro ¿cómo se va a ver en esas pantallas de alta definición?, que con casi toda probabilidad tendréis todos los que leáis esto, pero no es lo mismo. ¿Acaso la televisión muestra las imágenes más duras, las que harían vomitar hasta al más duro de los hombres?, claro que no, ¡como van a mostrar eso!  
Una guerra te destroza por dentro, una guerra puede ser, no, es el peor destino donde pueda ir un hombre, la guerra no solo te destroza físicamente, no, de hecho ese final quizá sea lo mejor que te pueda pasar, lo peor son los efectos psicológicos. No poder dormir por las noches, tener pesadillas de los h…

La sangrante historia de una mujer...

Tengo dos hijas, estoy sola y no puedo pagar mi casa, ¿qué puedo hacer?, he buscado trabajo, no encuentro nada, he buscado ayuda en lo que se supone que garantiza el bienestar, el Estado, la respuesta que me dieron un no, un no tenemos dinero. Cuando me lo dijeron me reí, no podía creer que cuando hay gente, no en empresas privadas no, sino en los servicios públicos que cobran miles y miles de euros, y los que no aparecen reflejados en las nóminas, digan a una mujer que tiene dos hijas, antes maltratada por su novio y hasta hace tres años con un trabajo estable que el Estado no tiene dinero para ella, ¿dónde está para los que realmente lo necesitamos?-me lo pregunto yo, pero como yo, habrá miles…

Cuando perdí mi trabajo creía que no iba a pasar nada, total ¿desde cuándo no se necesitan profesoras?, que ingenua era por entonces. Llevo tres años en casa ya buscando y desesperando para encontrar un trabajo, no me importaba si era de profesora, limpiadora, dependienta, solo quería lo jus…