Entradas

Mostrando entradas de 2014

Cuando pierdes a tu ser más querido

Un día, un día tan oscuro como los que representan en las películas de terror, pero ojalá hubiera sido tan surrealista como en esas producciones de Hollywood donde los protagonistas milagrosamente escapan, salen vivos y tienen finales felices siempre. Ojalá ese hubiera sido el final de mi novio y el mío…ojalá.
Yo no noté nada, quizá era tonto no lo sé, no sé cómo pude perder a la persona que más quería, a la que siempre besaba en cada despertar, a la que siempre sonreía con cada mirada que lanzaba, como no echarme la culpa por no saber que era infeliz y no ayudarle. Como no culparme de lo que le hicieron.
Éramos una pareja normal, o eso se suponía, porque desgraciadamente en esta sociedad todavía se tienen demasiados prejuicios contra los homosexuales, ¿por qué?, no lo sé, quizá la gente que nos criticaba por tan solo darnos un beso como lo hacía cualquier pareja normal al despedirse, era porque su vida estaba demasiado vacía y tenían que opinar siempre de vidas ajenas, que no le imp…

La esperanza de encontrar a alguien

Una día de verano como cualquier otra que iba a cambiar, ¿con quién?, con nadie, como siempre, estaba solo. Aparentemente era un chico normal, un chico más, le gustaba pasar tiempo con sus amigos, con su familia, ¿a quién no?, pero él ambicionaba algo más y sin saber cómo y porqué muchas veces se sentía solo.

Él sabía que tenía magníficos amigos y una familia de la que no se podía quejar, porqué entonces muchas noches se las pasaba llorando, noches que las pasaba entre sollozo y sollozo y que ante la oscuridad de la noche no podía dormir.

Tan solo tenía 18 años, porque entonces se sentía tan mal con él mismo, lo normal en esa edad sería vivir feliz y como dirían ellos vivir la vida a tope, hacer lo habitual, salir, emborracharse y quizá fumar, pero él no era así, no, él era distinto. Muchas veces le habían dicho que cambiara, ¿por qué?, ¿para qué?-se preguntaba, a mí me gusta como soy, se decía muchas veces.

Pero en aquellas noches, en aquellas noches, que tan largas se le hacían,…

Cuando todo es oscuro

Un hombre que todo lo pierde, que camina por los oscuros senderos sin ninguna compañía, sin nada más que una botella de alcohol, que en toda su vida lo acompañó, que ahora mira y ve en su reflejo, su rostro roto, destrozado, con ojos llorosos por lo que pudo haber sido, pero que nunca fue. Perdió a su novia, a su hijo, con los que había compartido algún momento, cuando no estaba con la botella de ron en la mano. Ahora mira atrás y sufre por todo lo que perdió, pero ya sin remedio de poder recuperarlo, sin más remedio que caminar solo y tener que decir adiós a todo lo que tuvo y que perdió. 
Un adiós para siempre a lo que perdió, un adiós para siempre a todo lo que un día llegó a tener. En su vida ya no queda nada, ¿para qué vivir más?, ¿para qué sufrir más este tormento?, se preguntaba aquel desgraciado, que no dejaba de lamentarse por algo de lo que él, solo él tenía la culpa, de lo que muchos le dijeron que se olvidara, a los que él criticó, insultó y despreció, que ahora están en …